Comparando el momento en que Moisés baja de la montaña con los 10 mandamientos y vio a la gente adorando a un becerro de oro y en la actualidad:la peregrinación del señor cautivo de ayabaca. ¿hay alguna diferencia que nos confirme que hacemos lo que le agrada a Dios?

Sí... Para empezar, que el Señor Cautivo de Ayabaca es una representación de Jesucristo, como lo es también el Señor de los Milagros. Dios prohíbe los ídolos porque los judíos corrían el riesgo de caer en el politeísmo, riesgo que en este caso no se da.

View more

Entiendo, y si el beccero de oro hubiese sido una representación de Jesucristo de oro, ¿Moisés se hubiese alegrado y hubiera danzado con ellos y los hubiera felicitado?

Interesante pregunta... Como sabes, Moisés es anterior a Jesucristo por bastantes años, así que la cuestión de fondo es... Y más bien te pregunto a ti... ¿Tú crees que Jesucristo es Dios hecho hombre?

éso creía, hasta que llega el momento en que deseas saber por ti mismo y no por lo que los demás te dicen, qué cosas faltan aprender y que estás haciendo mal, recurres a la biblia(verdadera palabra de Dios y única en la que se puede confiar) y surgen preguntas. P.D: no olvide responder a mi pregunta

La Sagrada escritura, la Biblia, no ha existido eternamente... Si bien es digna de confianza, también lo será por lo tanto aquella persona o institución que la recopiló, con la asistencia del Espíritu Santo, que es la Iglesia católica.
Con respecto a la pregunta de Moisés, habría que hacer alguna aclaración previa: la Revelación de Dios a través de la Biblia es progresiva, no se da todo a la vez. Aunque desde el comienzo Dios Padre prometió un salvador del pecado, la tradición de un salvador singular a quien se denomina “Mesías” es posterior a Moisés. Dicha tradición adquiere se perfila mejor con los profetas, especialmente con Isaías y el himno del siervo doliente, que señala que el Mesías salvador salvará a su pueblo a través del sufrimiento, el dolor y la humillación.
Por lo tanto, podría decirte que si los israelitas hubiesen hecho un Jesucristo de oro, a Moisés le hubiesen faltado datos para alegrarse, puesto la Revelación de un Mesías singular aún no se había desarrollado en la historia bíblica.