“Si has de irte otra vez —le dijo a mitad de la cena—, por lo menos trata de recordar cómo éramos esta noche.” [Libre interpretación].

usuario no disponiblex.
-03042019, [El triste poema de una historia real]
.
Nada fue peor que ese silencio.
Ella sólo lloraba,
mientras,
el amor de su vida
se marchaba de su lado.
El clamor se intensificaba,
pero ya no había nada que hacer...
Se había perdido el tiempo,
el amor,
la paciencia
y también,
la vida de aquel pequeño,
que nació
y no pudo ver los ojos
cargados de amor
que tenía su madre
al esperarlo tanto tiempo
sólo para escuchar
(Al final)
la voz de una enfermera
al comunicar que el bebé
no tenía signos vitales.