@Rebecca_Magali

Rebecca Magalí

https://ask.fm/Rolero_Viana/answers/159605829957 https://ask.fm/Rolero_Viana/answers/159760280389 https://ask.fm/Rolero_Viana/answers/159760278597

Kaijin Garou 人間怪人
Kaoru arqueo levemente las cejas mientras levantaba el mentón, observando al sujeto delante de ella. Lanzo un suspiro hastiado cuando lo escucho.
–Con que eras tú el dichoso fulano ¿eh? Pierdes tu tiempo aquí –Respondió con simpleza, como quién trata un tema trivial–. Ya he escuchado suficiente de esas eufemismos “heroína esto, heroína lo otro” Estoy cansada de explicar lo mismo una y otra vez…Que fastidio~
La muchacha se detuvo unos pocos segundos a observar las prendas del sujeto que la retaba. Las reconocía, el aire similar era indiscutible por donde se le mirase, trago saliva después de chasquear la lengua, con la intención de retirarse.
–Pretende que no me viste…– Sin embargo, el aura del hombre gritaba una sensación de alerta que no podía tomarse a la ligera. Él no la dejaría ir así de fácil y tampoco se contentaría con unas pocas palabras.
¿De verdad valía la pena quedarse ahí, en un enfrentamiento que duraría apenas unos segundos? Conocía su técnica, la joven no era ajena a las artes marciales y menos a su estilo. La ventaja la tenía ella después de todo.
–De acuerdo, mir-…–Su frase quedo interrumpida. En lo que ella levantaba la mirada hacia él, Garou se había movido a una velocidad de miedo, hasta quedar frente a ella. Kaoru esquivo el golpe, pegando un salto hacia atrás, alejándose del atacante «Es rápido» pensó.
httpsaskfmRoleroVianaanswers159605829957
❤️ Likes
show all
Maid4Roleplay’s Profile Photo nami_navigator’s Profile Photo sanjikun_’s Profile Photo

Latest answers from Rebecca Magalí

//Volvimos a por ello! https://ask.fm/sanjikun_/answers/172742768303 https://ask.fm/sanjikun_/answers/173062438831

sanjikun_’s Profile PhotoSanji-kun
Luego del desesperado aguijón que se había enterrado en su pecho, le sobrevino un calor que parecía irradiarse hasta los dedos de sus pies. Empapada de sudor que le escocía la piel, Rebecca abrió los ojos, bañados de adrenalina, de su boca escapo un sonoro suspiro, mientras que se apuraba en sacar la jeringa de su pecho. El tubo dosificador estaba completamente vacío.
El dolor de cabeza, se reducía a un palpitar lento y tibio. Respiraba a un ritmo acelerado –recordaba la última vez que quiso evitar la droga y terminó igual–, arriba, los ojos curiosos y preocupados de sus compañeros se asomaban. A su lado, Sanji parecía igual de exhausto. No tenían que decirle que él había hecho el trabajo duro. Extendió entonces sus dedos, buscando la mano ajena, en sutil gesto de agradecimiento. Entonces no pudo evitarlo, una risita amarga, escapo de sus labios, a la vez que se sentaba en la nieve, cubriéndose el pecho.
–Ah~ lo vieron…–Intento incorporarse, tanteando su equilibrio, sin esperar ayuda. Una dosis completa, luego de la abstinencia, siempre era más pesada y embriagadora. Sus animales estaban atentos, el viento les escupía en la cara y el aire se había impregnado de sangre y una esencia que ella bien conocía–. Hay que irnos…este lugar ha sido marcado…
Dos de sus animales se acercaron, tanteando con el hocico sus manos, buscando aprobación. Ella solo les sonrió, aceptándolos. Camino junto con todos, en dirección al palacete del viejo Jirou. Su brillante cabellera platina, era impresionante de ver, pero esperaba que no tardara en volver a su color natural. Su semblante ahora parecía haberse suavizado, al igual que su mirada, menos eufórica ahora. Nami solo podía verla con preocupación y frustración…¿Qué le había pasado a Rebecca durante todo ese tiempo? ¿Qué consumía? ¿No confiaba en ella para contárselo también? Percibiendo la mirada de su compañera y las dudas que acechaban su mente, Rebecca la sorprendió entrelazando sus dedos con los de ella, en un gesto tranquilizador.
A pocos metros de la casa, los lobos detuvieron su andar y antes de dispersarse –y seguramente para sorpresa del trio monstruoso–, cada uno extinguió su esencia y el rumor de sus pasos en el aire…otra vez. Dentro, todos los esperaban preocupados, recibiéndolos con rostros que clamaban respuestas. Solo Jirou observaba a Rebecca con una expresión medianamente dura, que ella prefirió ignorar. Volteo en dirección a toda la tripulación, ahora expectante de su postura a contraluz con el fuego de la chimenea.
– Yo…Sé que todos buscan una explicación…Bien, esta es…–Así, ante la intensa mirada de los presentes, Rebecca lo soltó todo. Su antigua afiliación a la Marina, las circunstancias en las que termino así, Coderoin, SAD, las drogas, el mercado negro, Doflamingo…Y que ahora ella, era una adicta, que intentaba reemplazar lo que le habían robado.

View more

Continuación

Rebecca_Magali’s Profile PhotoRebecca Magalí
– Cuando escapaba, luego del accidente, mi mente se fragmento, entonces no recordaba demasiado, no entendía nada…pero ahora todo encaja…Y no puedo irme aún…–Pauso, sopesando lo que iba a confesar–. Si no consumo esta droga, ni siquiera sería capaz de pararme y caminar… y la verdad es que no aguantaré demasiado, si sigo consumiendo esto…
Apretó la jeringa de metal entre sus manos, con frustración. Frunció el ceño, antes de levantar una mirada decidida hacia Sanji –su cómplice desde el principio, pero sabía que lo traicionaba al haberle omitido aquel dato importante–, y luego al grupo.
–El tiempo no está de nuestro lado, y menos ahora…He pensado cada día en una estrategia. Pero…No esperaba a Borsalino, y si no quiero que mi abuelo y los demás se vean implicados, solo puedo pensar en convertirme en el principal señuelo. Estarán más enfocados en mí o en los principales combatientes, de ese modo los alrededores estarán poco resguardados, por lo habría un segundo señuelo, que campaneara la presencia de Marines en los senderos. Un tercer grupo deberá encargarse únicamente de tener el barco listo y abrir una salida de emergencia en la caverna en la que se ocultan ahora. Sera un ataque en pinza, no puede fallar.
Comenzó a explicar que tres del grupo enemigo, eran antiguos miembros de su equipo, además de usuarios reales de la fruta del diablo. Ren, –su primo– había consumido la fruta de la pesadilla, Valtine, la fruta del sonido, Heinkal una fruta tipo Zoan, modelo Oni. El resto de los que comprendían la banda mafiosa eran presidarios en fuga del nivel 4 de Impel Down que los traidores liberaron, entre ellos, Sareena, una usuaria que robaba los años de vitalidad de todo ser vivo que tocara, contando la de Rebecca.
Revelo además que antes ella iba a ser parte de la Cipher Pol cuando un nuevo proyecto se abría, y aquellos que destacaran en la división estaban en la mira, “cazadores elite del Gobierno”, sin embargo para llegar a ese rango, quienes aceptaron, sin saberlo, fueron conejillos de india primero. El proyecto se remontaba a cuando Vegapunk, formó parte de una sociedad llamada MADS, junto con, el líder de Germa 66 y Queen, actualmente uno de los confidentes de Kaidou, descubrieron entonces; el factor linaje.

View more

Continuación

Continuación

Rebecca_Magali’s Profile PhotoRebecca Magalí
Un proyecto insano en el pretendían alterar el ADN de un ser, para aumentar sus capacidades. Pero incluso después de que el Gobierno Mundial los disolviera y arrestara a Vegapunk, él nunca abandono la idea de que podía potenciar las características de un organismo, y además, quería agregar otros complementos, crear usuarios “artificiales” pero sin las debilidades que compete a los usuarios de la fruta del diablo. De ahí el nombre que les dio a Rebecca y su grupo “Code Breakers”. Finalmente la Marina aprobó la propuesta con algunas cláusulas.
–Cinco usuarios de la fruta del diablo, murieron y los que resistieron, incrementaron sus capacidades físicas, pero de los quince postulantes no usuarios, solo tres sobrevivieron… dos de ellos, fallecieron en acción –La voz de Rebecca denotaba cierta melancolía, al recordarlos–. El objetivo real de Vegapunk no era solo trasladar habilidades paramecia o Zoan, lo que él quería recrear, eran las habilidades Logia en humanos como en los pacifistas, usando de base el factor linaje de un nativo del cielo preso, consiguió extraerlo. El único éxito, fui yo…puedo crear, transformar y controlar la electricidad, sin embargo, sin vitalidad…apenas alcanzó el 20% de esa habilidad...
Sorpresivamente, Rebecca se arrodillo, inclinando la cabeza hacia el frente y juntando las manos.
– ¡Por favor, sé que he sido egoísta y lo seré aún más por lo que pediré! ¡Pero necesito la ayuda de todos! Quiero hacer el golpe lo más pro-…–Entonces las palabras de Rebecca murieron, cuando escucho un aullido en la lejanía, segundos después otro, y luego otro que volvía a sucederle. Rebecca, no podía estar más pálida.
Aquel aviso animal, que acontecía en cadena, eran de parte de los aliados caninos de la muchacha, avisándole que el enemigo había comenzado a arribar, posiblemente la Marina.
–¡Debemos salir ahora! –Enseguida se puso de pie, podía sentirlo y le aterraba lo que eso significaba–. ¡Borsalino y los soldados están en marcha!
Mientras Rebecca seguía exponiendo la situación, Borsalino ordeno a los soldados, a que formaran escuadras, mientras se preparaban, los militares esperarían sus indicaciones antes de partir hacia el valle «Estoy seguro de que sabías que estábamos aquí, pero ¿no has venido hasta mí? Eso me hiere Rebecca-chan~ ¿En serio estas huyendo de tu familia?» Pensó. El almirante tenía dos misiones ahora. Capturar a los rebeldes y la otra, era traer a su antigua subordinada, como enemiga o aliada, sería cosa de ella. Si dependiera de Kizaru, iría él mismo por ella, pero prefería hacerlo más interesante.
–A ti te encantaba jugar a las traes, ¿No, Artemis?…Entonces juguemos, tanoshi-nee~

View more

Continuación

Rol · https://ask.fm/nami_navigator/answers/169758329011 🌼

nami_navigator’s Profile PhotoNami
Rebecca recupero el aliento, siendo asistida por Sanji. Le dirigió una mirada severa a Luffy.
–Pues así les demos una paliza o no, son una carga que no necesitamos –Sabía que era tajante. Pero tenía razón–. Los marines llegaron posiblemente para levantar un último informe de la isla, es una muy mala coincidencia…
Intuyendo la trayectoria, esperaba que el grupo de Smoker pasara por el centro del pueblo y luego arribara hasta la casona principal. Tenían varios minutos de ventaja si comenzaban a subir en lo que quedaba del valle para poder rescatar a su madre. Dirigió una mirada hacia Nami, esperando capturar su atención.
–Tenemos una ligera ventaja por encima de ellos, pero si permanecemos juntos, sería como gritarles nuestra ubicación con nuestras pisadas –Supo que los demás sabían a lo que se refería, y aunque no lo quisieran, debía ser así.
–Entonces ¿lo que dices es que debemos separarnos Rebecca-chan? –Termino por decir el cocinero, mientras encendía un cigarrillo.
–Si queremos confundir a los marines, es la mejor alternativa, pero necesitamos un punto de encuentro pronto ¿Cuál será? –Robin secundo la idea.
Sus analíticos ojos, estudiaron a Rebecca, todavía tenía presente la fotografía que minutos atrás había encontrado en la vieja casa ¿Quién era sujeto vestido de Marine en la foto? Convenientemente el fuego había carcomido la parte superior de la imagen, por lo que era una figura sin cabeza.
–Propongo que nos dividamos, rodeemos la zona, creando distractores de ser necesarios y reunirnos allá –Señalo entonces lo que parecía ser una antigua capilla, por donde apenas se asomaba la cúpula entre la punta de los árboles de pino que se alzaban como centinelas lúgubres. El objetivo del viaje, posiblemente esté ahí. No había otro lugar posible en la isla o eso quería pensar.
Rebecca se veía agotada física y mentalmente, pero se exigía mantener un perfil alerta, procuro una bocanada de aire y lo exhalo, decidida.
–Puede que mi madre este ahí, puede que en el camino encuentren fieras, pero estén atentos…eviten a todas las que puedan.
¿Le dejaría la navegante emprender ese camino sola?

View more

// A pesar de la eternidad... ROL https://ask.fm/sanjikun_/answers/171070440111 y https://ask.fm/sanjikun_/answers/171872809903 y https://ask.fm/sanjikun_/answers/171872810927

sanjikun_’s Profile PhotoSanji-kun
Borsalino sacudía la hombrera de su uniforme con total calma, hasta que uno de los soldados, aturdido y preocupado, se acercó presuroso a su lado.
–¡Almirante! ¡¿Sé encuentra bien!? ¿Dejara ir a ese sujeto? –Al parecer luego del inesperado encuentro de Valtine con Borsalino, se las había ingeniado para poder escapar de las manos de su antiguo tutor.
El mono amarillo, había sufrido solo un minúsculo corte en la mejilla, apaciguo al soldado, con un gesto de poca importancia al asunto, al igual que a la multitud que los observaban asustados.
–Hai, Hai~ Las ratas asustadas solo muerden, pero no hacen más que eso, no pueden escapar tan lejos, si las dejamos, solo nos guiaran al resto de la colonia, tarde o temprano –Mientras pasaba el pulgar por la superficial herida, alcanzo a oír los aullidos lejanos, en el monte, lo que le produjo un viejo sentimiento enterrado de melancolía
Sin embargo, minutos después, le sorprendió la potente vibración que sintió, electrizante, esta escalo desde sus pies, arañando sus piernas y recorriendo su cuerpo. Entrecerró los ojos y se alzó de hombros con una sonrisa, como quien descubre la pieza faltante– Sin embargo, me preocuparía más un lobo, a un par de ratas ¿Verdad? los ex Code Breaker, sí que dan miedo~ ¿no es asi Artemis?~

View more

A pesar de la eternidad ROL httpsaskfmsanjikunanswers171070440111 y

Continuación.

Rebecca_Magali’s Profile PhotoRebecca Magalí
Rebecca, se encontraba vulnerable, lánguida. Yacía en el suelo como una muñeca rota. Su platinada cabellera brillaba con la luz nocturna, su mirada solo reflejaba desesperación e ira, y la garganta se le secaba, que casi no podía emitir más que solo quejidos inentendibles y lastimeros. Quería morirse en ese preciso momento.
Intento levantarse una vez más, aferrándose al árbol, más alterada ahora…pese a su advertencia, sabía que sus lobos estaban cerca con el instinto avivado de defenderla. Zoro solo la observaba con las katanas desenfundadas, a una corta distancia, en silencio. Lo que sobrevino después, fue todavía más insólito. Sin esperarlo el espadachín, uno de los lobos apareció a su lado, lo suficientemente rápido como para morderle el antebrazo y sacudírselo con fiereza.
–¡No, Kitara!–La garganta seca de Rebecca no ayudaba a que su voz se alcanzara a oír.
Antes de que Zoro procesara lo ocurrido y defenderse, otro can, ya había brincado tan alto, con la intención de morderle agresivamente el trapecio, que Roronoa solo esquivo por poco. Sin embargo otra bestia pasaba a su lado, tan velozmente que en la carrera incrusto sus dientes en la bota del hombre, que al intentar forcejear estuvo a nada de perder el equilibrio. Los dos lobos se dispersaron rápidamente antes de que el espadachín pudiera hacer algo.
En medio de él y Rebecca, otros dos lobos se posicionaban como escudos frente a su ama, sus orbes doradas solo reflejaban, salvajismo y lealtad. Los tres lobos restantes se movían como sombras entre los árboles y la oscuridad que les brindaban antes de desaparecer de nuevo su presencia. Pese a las indicaciones anteriores de su ama, sabían que ella se encontraba vulnerable ahora y observar al hombre con las armas frente a ella, por instinto bestial volvieron a relacionar a Zoro, como una amenaza.

View more

Continuacion.

Rebecca_Magali’s Profile PhotoRebecca Magalí
Rebecca no se limito a solo domar a esos animales para que solo rastrearan por ella. Los entrenaba a fin de convertirlos en bestias astutas. Sus motes claves “Artemis o Bishamon” no eran en vano para ella, y en el corto periodo en el que los había amaestrado, les enseñó, el fino arte del “Shoumei”, una técnica en la que era experta, borrando su presencia y permitiéndole acercarse a un animal/persona sin que este sea consciente de ello. Podría decirse que contrarrestaba al haki de observación. Solo unos pocos soldados de elite la aprendían y Rebecca había perfeccionado ese arte, también con sus animales.
Antes, aquella excusa simplona que avivaba el orgullo de Zoro, fue solo para no aumentar el conflicto entre ambos –más del que ya tenían–, hizo a un lado su orgullo, a fin de eludir el berrinche ajeno.
Decir que sus lobos podrían salir heridos, no siendo capaces de enfrentar la fuerza del espadachín…Era una completa mentira.
Los lobos que anteriormente la protegían, brincaron hacia Zoro, que retrocedió por reflejo, haciéndolo caer en la trampa. Otro de los lobos, ataco al espadachín a traición, lanzándose sobre su espalda y empujándolo con sus potentes patas. Atacaban como sombras que danzaban a la luz de la luna. Roronoa trastabillo, teniendo que apoyarse sobre sus puños, procurando levantarse, mientras los lobos lanzaban gruñidos, antes de atacarlo de nuevo.
–¡BASTA! –Finalmente Rebecca fue capaz de hablar y su grito pareció retumbar en el ambiente. Arañando el suelo un destello de electricidad recorrió el suelo debajo de ella. Los lobos que habían escuchado la orden de su ama, la observaban a ella, olvidando a Zoro, estaban congelados con el grito, aguardando el accionar de la muchacha.
Rebecca solo los fulminaba con una mirada encendida y el atisbo de fuerza al que se aferraba.
–Les di una orden ¡¿y siguen aquí?!…¡Atrás! –Su voz era firme. Los animales se agacharon sutilmente y se alejaron un par de metros de Zoro–. ¿¡Se atreven a desobedecerme bestias!? ¿¡Buscan un castigo!? Váyanse…¡Ahora!
Ante esas últimas palabras, Rebecca temblaba como una hoja al viento. El dolor de cabeza se volvía más agudo y las náuseas, causadas además por la abstinencia se volvieron insoportables. Los animales, fieles compañeros intimidados la miraban a ella, a Zoro y al entorno rastreando en el aire la presencia de otras personas, sin saber bien que hacer. Sin aguantarlo, ni sostenerse más, Rebecca volvió a caer sobre la nieve, sufriendo la falta de la droga que falsamente reponía su vitalidad. En medio de aquella abrumadora ola de sensaciones, le pareció escuchar en la lejanía la voz del cocinero. Pero para entonces, ella solo podía apretarse la cabeza, mientras prefería derretirse de una vez por todas.

View more

Continuacion

// https://ask.fm/sanjikun_/answers/170617660335 https://ask.fm/sanjikun_/answers/170685493679 https://ask.fm/sanjikun_/answers/170685823919 Rolcito

sanjikun_’s Profile PhotoSanji-kun
Rebecca solo pudo dedicarle una sonrisa de afecto a Sanji. Sentir su brazo protector la llenaba de calidez y valentía mientras caminaban. Lo observo mientras alejaba el cigarrillo de su boca, con la mano libre y exhalaba el humo en un gesto parsimonioso. Aquella acción, era tan natural e ínfima para el cocinero, pero a los ojos de Rebecca, lo llenaban de un aire atrayente y curioso. Le sugería la imagen de un hombre, que ve muchas cosas, conoce y descubre secretos y misterios; pero que prefiere guardarlos para sí.
Mientras que dialogaban trivialidades, Rebecca se debatía internamente, la idea de ver de frente al espadachín provocaba un nudo en su estómago. Al volver la vista al frente, la silueta de sus compañeros se entreveía en la oscuridad. Rebecca levanto el farol aún más, iluminando el camino, la luz del artefacto resalto las facciones de ambos.
Sin embargo, apenas alcanzo a ver el semblante fastidiado del espadachín, aquellas dudas se disiparon, su mirada se endureció, y el nudo en su estómago, subía hasta alojarse en su pecho con coraje y rabia. Lo entendió, estaba dolida, pero también…en esos momentos, lo detestaba. Aquella ira que crecía en su interior, se vio disipada en cuando Nami les llamo. Su semblante se suavizo y se acercó preocupada para asistir a su amiga, dejándole sus guantes para que sus manos recobraran calidez y retornar a la casa.
Apenas atravesaron el portal, Rebecca apoyo la determinación de Sanji. Hasta que la observación del capitán alarmo a los tres recién llegados. Lo siguiente que escucho fue el golpe que la palma de la navegante hizo al chocar contra su frente, hastiada.
–¡Como si nos faltara más! ¿Cómo es posible que se perdiera tan rápido? –Exclamo.
Rebecca apoyo una mano sobre el hombro de Nami en un intento de calmarla. Y se giró para observar al cocinero que después se alejaba, hasta la sala, acercándose al fuego de la chimenea, mascullando.
–Con la ventisca y la oscuridad, debió confundir el camino, no debería de estar muy lejos todavía…–Fue entonces que Rebecca y Nami oyeron aullidos lejanos. Su expresión reflejaba inquietud–…¡Mierda!

View more

Continuación

Rebecca_Magali’s Profile PhotoRebecca Magalí
Y en efecto, fastidiado, Zoro se había adelantado al grupo, dejando pesados pasos en la nieve. Aquella sensación de remordimiento aun pululaba en su pecho e intentaba mitigarla con “enojo” que le causaba la morena y el fastidio de pensar que seguro el cocinero volvía a ser tan cercano a ella, como antes. Rumiando palabras para sí mismo; apuro el paso mientras que entrecerraba los ojos por la nevisca y –sin darse cuenta–, desviarse del camino, yendo en diagonal al original.
Tras minutos de caminata, se dio cuenta de que algo no andaba bien. En teoría, no estaban tan lejos de la casa, o eso creía…
–¡Oe! ¿Aún falta…–? –Pero sus palabras murieron en su boca en cuanto volteo y noto que estaba completamente solo–. ¿Qu-é?
Termino de girarse mirando a su alrededor, repitiendo la acción un par de veces.
–¡Tsk! Me adelanto un poco y los demás se pierden, genial…–En el momento en que termino de decir aquello, una repentina sacudida de estornudos lo agito, dejándole la nariz un tanto pesada y roja. El viento era travieso y jugaba con la fina nieve, llevándola en diferentes direcciones. Los arboles de pino se alzaban en picos que apuntaban y parecían querer abrazar a la luna que tímidamente se dejaba entrever de las nubes oscuras, decorados con un grueso manto de nieve, sus hojas oscuras contrastaban y abajo, los troncos jugaban un domino de filas
Trato de guiarse por sus huellas, pero estas, ya comenzaban a desvanecerse. Chasqueo la lengua, molesto, mientras miraba al suelo, hasta que le pareció oír la voz de la chica que lo tenía a mal traer.
«¿Acaso no teníamos que perder el tiempo? Muy ocurrente de tu parte, eh…» La tersa voz de Rebecca mofándose de él. Volteo listo para contestar, y descubrir que había sido su imaginación. Bajo los hombros, esperando liberar su tensión. Aun la buscaba, aunque la considerara una molestia. Estaba loco. Y aunque no fuese el momento, las palabras de Nami, regresaron a su cabeza, finalmente el remordimiento lo había abrumado. Lo que había dicho antes, no era justo…En el pasado, nunca se había comportado de esa manera con sus nakamas, ni siquiera cuando Ussop abandono la tripulación y quiso regresar. En cambio Rebecca…Era algo nuevo, impredecible. Era una molestia, que invadía su espacio, su paz, su mente…No poder evitar seguirla con la mirada, no voltear hacia ella cada vez que se expresaba, no embelesarse por su rostro, exótico o su mirada, de ojos grises, un color que no había visto antes. Raros e imponentes como ella.
Y él la había lastimado de una forma que ni las medicinas o vendajes podían curar. Exasperado, se revolvió el cabello antes de patear la nieve. Molesto, revoltoso, hosco. Nami tenía razón.
En medio de su descargo, su haki lo alarmo, sintió que lo acechaban desde las sombras. Siluetas merodeaban entre los troncos, y brillantes ojos dirigidos a su persona. Dejando de lado sus remordimientos, Roronoa frunció el ceño y coloco una mano sobre sus katanas. Una jauría de lobos le acechaba

View more

Continuación

Continuación

Rebecca_Magali’s Profile PhotoRebecca Magalí
Por su parte Rebecca había explicado rápidamente la situación real, preocupada se asomó al portal, observando a través del cristal ornamentado que decoraba la entrada. El vidrio tenía dos tipos de relieves, más un diseño floral que subía hasta el marco con tallos y hojas finamente entrelazados, en donde el cristal se volvía transparente. Detalle artístico que Rebecca aprovechaba para observar el exterior. Mientras escuchaba los aullidos, apretó la mandíbula mientras remangaba su abrigo y exponía un fino reloj de malla negra.
«20 minutos…20 minutos para encontrarlos y regresar…¡Puedo hacerlo!» Decidida tomo su abrigo, pero esta vez fue detenida por la navegante.
–¡Espera! ¿No pensaras ir tú sola, no? ¡Iremos juntas! –La expresión de la pelirroja reflejaba su preocupación, mientras intentaba hacerse con el abrigo de la morena.
– No tardaré, será más rápido si voy sola, conozco mejor la zona…Estará bien –En vista de que Nami no soltaría su abrigo tan fácil, Rebecca le dedico una dulce sonrisa. Rápidamente giro la perilla y abrió la puerta, dándole la bienvenida a una helada ventisca que obligo a Nami a entrecerrar los ojos y aflojar su agarre. Rebecca aprovecho la ocasión para jalar su abrigo y brincar al exterior.
Nami estiro el brazo en un intento de asirla, pero no lo logro, Rebecca ya había brincado por los aires y se alejaba con rapidez.
–¡Rebecca, espera! –Ella volvía a escapársele. Alarmada, se giró hacia Sanji, que acaba de volver, al igual que Luffy volvía a asomarse, curioso junto con Chopper, la navegante corrió hasta el umbral señalando el exterior– ¡Sanji-kun! Rebecca acaba de irse, ella sola, va tras Zoro y los lobos, tenem-…¿Qué es esto?
Nami, en su desespero, sintió que la punta de su pie pateaba un objeto y este rodo hasta chocar con la puerta de madera. Se agacho para recogerlo con sus finos dedos y estudiarlo. Probablemente se había caído del abrigo de la morena. Parecía una suerte de lápiz, reforzado en acero quirúrgico, tenía un botón de inyección en uno de los extremos y debajo de esta se veía una pequeña ventana que indicaba la dosificación. Más abajo se veía el reservorio y al final una fina aguja recubierta con un capuchón que la protegía. El cocinero se acercó curioso y entonces lo reconoció. Lo tomo de las manos de la navegante con los ojos bien abiertos. Se trataba de la jeringa de Coderoin, aquella droga que Rebecca necesitaba.
La droga era un derivado del opio y otros compuestos que tenían por propósito una estimulación eufórica y adrenérgica, lo cual se traducía en energía, fuerza y sobreestimulo en algunos sentidos, como la vista y el oído. Con la manipulación correcta, Rebecca conseguía modificar el redox y mitigar algunos efectos y reforzar otros. Aquello le daba a Rebecca el pico de vitalidad que había perdido –más no lo reemplazaba–, y tal vez un aspecto menos enfermo.
–¿Acaso, tú sabes lo que es…Sanji-kun? –Consulto Nami con cierto recelo. Todavía había más de Rebecca que aún no sabía.

View more

Continuación

Language: English