Parece que solo me paso a mi xD

El interés puede más que hacerse responsable.

Era una evaluacion en duos, el profesor nos emparejo, todos pensaron que tenia suerte pero se equivocaron, el chico era estudioso pero ese examen era sobre sentido comun y funciones principales de un objeto.. No me hizo caso y puso lo q le parecio. Nos fue muy mal.

La responsabilidad era de ambos, el la asumió solo.

Asi es, hasta le pregunto al profesor, aun asi no hizo caso, fue egoista o quizas idiota, encima era la materia que mejor nota tenia yo. Tuve que estudiar para fin de año.. Era algo tan sencillo y habitual que el no sabia

••

No soy tan buen estudiante devido al acoso y bulling sufrido en la edad escolar, jamas termine el secundario y gracias al mal de amores estoy siempre encerrado en casa, mi ultimo trabajo casi me cuesta la pierna y soy muy sensible, perdi las ganas de vivir y aun sigo con mi vida..

No puedo ayudarte, también vivo mi propio infierno.

Si el cielo no existe, el infierno tampoco. No es bueno ahogarse en un vaso de agua, no dejes que se revalse o sera un mar de lagrimas, solo yo puedo ayudarme asi como tu, busca un amor mas correspondido

Por 2000 años nada ha causado más temor entre los cristianos que el infierno, un lugar destinado a castigar en las llamas a las almas perdidas por toda la eternidad.
Libros, poemas y relatos lo han descrito como un fuego que no se extingue jamás, en el que los pecadores pagan sus faltas para siempre.
Ha sido un pilar importante en la catequesis de la religión católica, a la par con la idea del cielo, donde las almas bondadosas alcanzan la gloria perpetua.
Por eso, la noticia de que el papa Francisco habría dicho que el infierno no existe y que las almas alejadas de Dios simplemente desaparecen causó una tormenta internacional que dejó un mar de dudas.
Eugenio Scalfari, de 93 años, cofundador del diario La Repubblica, considerado la biblia de la izquierda italiana, causó el revuelo cuando publicó el Jueves Santo un artículo titulado ‘Me siento orgulloso de ser considerado revolucionario’, producto de una conversación que sostuvo días antes con el sumo pontífice.
Ante la pregunta de qué suerte tenían al momento de la muerte aquellos pecadores impenitentes, Francisco habría contestado “ellos no son castigados.
Aquellos que se arrepienten logran el perdón de Dios y toman su lugar entre las filas de quienes lo siguen.
Pero los que no se arrepienten no son perdonados y desaparecen.
El infierno no existe; existe la desaparición de las almas pecadoras”...

Continúa.

...Muchos pensaron que la afirmación estaba totalmente sintonizada con el pensamiento del sumo pontífice, quien ha promulgado la idea de un Dios misericordioso más que castigador.
Después de todo, en su papado ha revisado algunos temas como, por ejemplo, frente a los homosexuales, de quienes dijo en 2013: “¿Quién soy yo para juzgarlos?”.
También ha mostrado compasión por aquellos que optan por métodos anticonceptivos no naturales, como también ha dicho que no se debería excomulgar a aquellas mujeres que han abortado o a los divorciados que se vuelven a casar sin anular antes el vínculo religioso.
En ese contexto, la idea de abolir el infierno tenía sentido. “Gracias al cielo: ¡no hay infierno!”, titularon algunos medios internacionales que recogían el clamor de quienes se sintieron liberados de ese tormento.
Pero los más conservadores pensaron que esas declaraciones iban contra la doctrinacatólicaque establece claramente su existencia y su eternidad: “Inmediatamente después de la muerte, las almas de aquellos que mueren en estado de pecado mortal descienden al infierno, donde sufren los castigos del fuego eterno”.
El revuelo generado llevó alVaticanoa aclarar, en plena semana de Pascua, que las declaraciones eran simples interpretaciones del veterano periodista, que no suele grabar sus conversaciones ni tiende a citar fielmente a sus entrevistados.
Scalfari es un filósofo ateo y, a pesar de estar en la orilla opuesta en cuestiones de fe, ha sido cercano al papa.
Esta era, en efecto, su quinta charla con él y ya en otras ocasiones sus escritos causaron tal controversia que la Santa Sede tuvo que emitir aclaraciones.
A pesar de eso, el papa Francisco lo sigue invitando, pues considera estimulantes las conversaciones con sus detractores.
En esta oportunidad, el comunicado del Vaticano confirmó la reunión, pero insistió en que no era una entrevista y, por lo tanto, las palabras citadas en boca del papa “no deberían ser consideradas una transcripción fiel”...

Continúa.

...Scalfari, sin embargo, reiteró que recordaba que el padre había dicho que el infierno no existía, pero también señaló que “es posible que yo cometa errores”.
Mientras tanto, expertos en teología recordaron que el propio Francisco dijo en 2017 que aquellos “con una vida sin Dios se arriesgan a ir al infierno”.
Todo eso dejó a medio mundo confundido.
La pregunta no era solo si el infierno existe o no, sino si será el lugar ardiente, con un gran lago de fuego administrado por un diablo rojo de cachos, cola y tridente en mano, que todos imaginan.
En últimas, el concepto de infierno sí existe, pero no como la mayoría lo imagina.
Según el padre Héctor Lugo, ministro provincial de los franciscanos en Colombia, el infierno “no es un sitio, sino una situación que se vive”, dice.
Lo que propiciaría llegar a ese infierno es rechazar a Dios y no seguir las enseñanzas del evangelio: actuar de manera egoísta, avara, prepotente.
En esa lógica, el cielo tampoco sería el paraíso colorido que visualizan muchos, sino un estado de amor y felicidad.
La confusión resulta normal, pues la Biblia es una construcción de figuras literarias, pero la labor de la teología, una disciplina en constante cambio, debe ir más allá de esas miradas.
“La interpretación de la Biblia en la Segunda Guerra Mundial es muy diferente a la que se hace hoy”, añade Lugo.
Eso hizo el papa Juan Pablo II cuando redactó las catequesis sobre el cielo y el infierno, en las que refleja lo que la Iglesia entiende por esos dos conceptos.
Según Carlos Novoa, jesuita y doctor en teología, hay dos paradigmas: el de la vida eterna, que sería el cielo, y el de la muerte eterna, es decir, el infierno.
“Si dejo invadir mi vida por el amor de Dios y vivo conforme a las enseñanzas del evangelio, su existencia permanece para siempre en la vida.
La muerte eterna es optar por el mal y hacerles daño a los demás, como sucede con los que roban, matan y se guían por el egoísmo”, señala...

Continúa.

...Al morir, sin embargo, las almas no se desprenden del cuerpo y salen volando a un sitio, sino que cada cual vive ya sea la experiencia de cielo, que sería parecido a gozar el amor y la felicidad, o la del infierno, en cuyo caso sería vivir en la soledad y la tristeza eternas.
“Cuando termina la existencia aquí, quienes han estado en el amor de Jesús reciben la vida eterna, y los que no, reciben la muerte eterna y esa persona queda en soledad absoluta.
Ese es el infierno”, señala Novoa.
Esos conceptos han hecho que la idea del más allá también cambie por el concepto del más acá, pues es posible empezar a vivir ambos estados en la vida terrenal.
“El diablo me tienta aquí”, dice Lugo y explica que el infierno es también aquí.
El mal existe y se siente en el corazón de cada cual cuando hay sufrimiento, envidia, egoísmo, peleas de familia o arrogancia de poder.
Para aclararles a los fieles este concepto, el papa Francisco encontró un ejemplo cercano en la infelicidad que viven las parejas durante una crisis matrimonial.
Ese es un buen ejemplo del infierno.
Del mismo modo, es posible experimentar el cielo aquí.
“Qué más paraíso que la felicidad eterna en el amor con Dios”, dice y explica que es la misma experiencia del amor de padre o madre, que es el más grande.
Tampoco hay un Dios que juzga quién va para un lado y quién para el otro, porque cada cual escoge vivir sus propios cielos e infiernos.
“El diablo existe.
La pregunta es quién es.
No el señor de cachos y rabo, sino todo lo que se aparte de Dios, en otras palabras, somos nosotros mismos”.
Y si el infierno como lugar no existe, todo parece indicar que Scalfari no estaría errado.
Francisco habría querido decir que sí existe como un estado, pues “sería injusto que alguien que hace el mal quede sin castigo frente a los que hacen el bien”, explica Lugo.
Lo importante, dicen los expertos, es recordar que el cielo y el infierno empiezan aquí y que no lo hace Dios, sino cada cual.
Cada individuo se condena.

Hasta que al fin alguien dice algo coherente y verdadero, los papas anteriores eran todos arcaicos.

Básicamente somos adoctrinados generación tras generación, solo unos pocos se atreven a cuestionar lo establecido y no a todos se les puede otorgar la razón o el consenso.