Le confieso que a veces reniego del país. Siento que es de una mala suerte terrible haber nacido aquí. ¿De qué se puede estar orgulloso en momentos como éste?

Para empezar, podrías estar orgulloso de ese renegar. Significa que no quieres ser parte del infierno que otros buscan mantener y reforzar entre nosotros. Nos quedaremos sin esperanza el día en que todos queramos ser de los que abusan, de los que torturan y matan.
Y no hay que olvidar esto: personas nacidas en México han hecho grandes cosas. Hay muchos que no son parte de la corrupción y la barbarie. Ahora mismo podemos ver a los activistas, a los padres de Ayotzinapa, y más allá de ellos hay personas de muchos oficios y especialidades, de muchos entornos distintos, que también hacen cosas, grandes y pequeñas, en beneficio de otros. Eso es para sentir orgullo también.
Cuando pienso en este asunto, pienso también en un poema de José Emilio Pacheco, que es otro motivo de orgullo nacional: "Alta traición". Lo verás en la imagen adjunta.
(Aquí hay una nota sobre el poema: http://circulodepoesia.com/2014/01/alta-traicion-palabra-en-el-tiempo/)