¿Crees que hay algo que le falte a este Dhamma como medio para lograr la felicidad o crees que así como es entendido y explicado hoy en día esta perfecto?

Tanto el entendimiento como la transmisión del Dhamma fueron distorsionándose con los años, en un círculo vicioso, hasta el punto en el que hoy se suele pretender entenderlo y transmitirlo sin siquiera practicarlo. La práctica es la gema y la teoría es el oro que engarza a la gema, haciéndola más bella y protegiéndola. Sin práctica, no es Dhamma. La teoría junto con la práctica ayuda muchísimo, la teoría sin la práctica no sólo no sirve, sino que hasta genera más confusión. Esto se vuelve muy claro con la experiencia directa.