@DrxgonSpell

Daenerys

Ask @DrxgonSpell

Sort by:

LatestTop

¿Día a día te reinventas?

Interview with Wanda
Día a día sobrevivo.
Deje de reinventarme, deje de intentar una versión mejor de mi. Sobrevivo con un corazón rotó y una máscara aferrada a mi rostro.

¿Qué ha sido de ti? 🌜🌜

Cielodepapel__’s Profile PhotoV
Mucho trabajo pero también mucho tiempo para sobrepensar las cosas y comerme la cabeza con escenarios que pudieron haber sido y jamás lo serán...pero de ahí en más, todo bien. ¿Que hay de ti?

People you may like

GSRET’s Profile Photo Eternity.
also likes
Eneas_Sid’s Profile Photo Eneas M Onisse
also likes
onewcmanarmy’s Profile Photo Hae Soo.
also likes
Want to make more friends? Try this: Tell us what you like and find people with the same interests. Try this: + add more interests + add your interests

El problema no soy yo, eres tú.

En realidad, nos volvemos el problema.
Poco a poco la confianza ya no es la misma, las noches en vela por hablar dejan de ser seguidas hasta que se vuelven nulas.
Los mensajes dejan de ser frecuentes y cuanto menos lo esperas, su chat está muy abajo de los primeros tres –si es que no estaba anclado–. Tu mente te castiga con miles de razones, razones que pudieron ser y al mismo tiempo no.
¿Fue mi culpa? ¿Fue la suya? ¿Fue de ambos?

¿Alguien todavía vive?

BBYGIRLGLITTER’s Profile Photokendall
¡Por aquí!
Te mentí, extraño este lugar lleno de vida y gente pero bueno, ¿alguien tiene Facebook fk? Para hablarle por allá o meadd. 🏻✨️
Liked by: ℳ.

⠀ ⠀⠀⠀ ⠀ ⠀⠀⠀ ⠀

—¿POR QUE NO NOS ATACASTE?—grito el señor de la guerra interrumpiendo al otro brujo. Me pude percatar que todos lo eran, todos tenían sus ojos color amarillo pero sus cabellos eran de diferentes colores. —Tus aliados están en guerra con el norte y tu finges tomar el té con monstruos como nosotros.— Pude sentir a mi madre tensarse detrás de mi, por lo que aclare mi garganta suavemente y le devolví la mirada feroz.
—No tengo porque atacar ni prestarme para ninguna ridícula guerra. Mi gente no tiene porque morir con el propósito de satisfacer los egos de los demás reinos. Tienen que entender que esto es una tontería, no son más que hombres viendo quien tiene su pe.ne más grande y sale vencedor. ¡Es patético!— uno que otro brujo se río y el anciano amable me miró divertido.—
(Parte 2)
Liked by: ℳ. Hae Soo. Survivor.

⠀ ⠀⠀⠀ ⠀ ⠀⠀⠀ ⠀

Mi madre me alcanzó en las puertas del salón donde se encontraban los invitados no invitados y solo pudo poner su mano sobre mi hombro para apretarlo, en señal de apoyo. Le sonreí con nervio y asentí a los sirvientes. Volví mi rostro serio y esperé que me anunciaran.
—Su alteza real, la reina Hürrem y su madre, la reina consorte.— las puertas se abrieron y en realidad...no fue lo que esperaba.
Si bien, no esperaba que fueran bárbaros desalineados...tampoco esperaba ver a la aristocracia andando. Parecían guerreros, guardas o soldados. Di algunos pasos cuando estos romperon la formación y se distribuyeron a lo largo del salón, sentándose en el suelo...ignorando las sillas que estaban ahí. Solo uno de ellos, quien parecía más grande y sabio ‐no solo por su apariencia mayor‐, se sentó en la silla que estaba a mi izquierda, no muy lejos pero tampoco tan cerca de mi.
—Tome asiento, majestad. Venimos en paz, no tenemos motivos para atacar su próspero y encantador reino.—Asentí con cautela y me senté con suavidad en la silla a la cabecera. Entro pues, el señor de la guerra, con un semblante frío y calculador. —Debe saber, su majestad, que estábamos deseosos de conocerla. No es propio que un reino tenga una mujer al frente ni que lo gobierne de una manera maravillosa.—Le di una pequeña sonrisa mientras esté giraba a ver al recién llegado para indicarle que se sentara al otro extremo de la cabecera. Sus ojos recorrieron todo el salón y sus guardias caminaron hacia las tres salidas y las ventanas de este. —No venimos a pelear pero solo queremos saber...¿Por qué?— esa pregunta me descolocó, y me hizo voltear a ver al hombre más grande.
—¿Por qué?—volví a repetir, en tono de pregunta, dando a entender que no entendía a qué se refería.
—Usted no ha considerado atacar el norte, ni meterse con otras especies...incluso las protege. ¿Sabía usted que su reino tiene población elfica?—Dijo, como no queriendo la cosa. Quizás creía que iba a atacar a mi propio reino después de que se fueran.
—Lo hago. Vinieron ha hablar conmigo una vez que mi padre murió, no tenían a donde ir y el norte estaba muy lejos para ellos...sin provisiones o algún tipo de arma, podían ser presa fácil de cualquier humano u otro ser. —El más grande sonrió con calma. —¿Por qué desproteger a los más desamparados? ¿No es ese mi propósito? ¿Para que estaría en el mando si no es para servir a los demás?—
—Es una respuesta encantadora, su majestad. Nos da una idea de su corazón y pensamientos. Usted tiene un visión del camb...—
(Parte 1)

View more

Liked by: ℳ.

⠀ ⠀⠀⠀ ⠀ ⠀⠀⠀ ⠀

Sin mentir, debo decir que las piernas me temblaban mientras me arreglaba para ese encuentro imprevisto. Era bien conocido que el señor de la guerra no era paciente ni tolerante, un ser capaz de destruir un reino entero con sólo un movimiento de espada. Hace milenios los hombres quisieron igualar a Allāh y empezaron a modificar los cuerpos de los niños pequeños con magia y pociones, matando a miles de estos en el proceso y creando una raza mas duradera y superior. El señor de la guerra era un "brujo", un demonio con la piel de un ser humano que lo único que lo diferenciaba eran sus ojos y cabello, que habían tomado un color amarillento y blanco respectivamente, y como él; habia infinidad de brujos modificados quienes habian sido tomados como mulas de carga u obligados a exterminar a las demás bestias que rondaban en la tierra y representaban un peligro para el ser humano. Cansado de que sus hermanos y él mismo fueran tratados peor que animales, éste los convoco en el norte y creando una fortaleza; se levantó contra todos los seres vivos. Después fue tomado como un rey, el más poderoso de los brujos. ¿Y cómo no? Se sabía que lo habían obligado a tomar las pruebas y pociones dos veces, volviéndolo casi indestructible.
—No tienes que hacer esto, Hürrem. No está invitado en el reino y no estás obligada a abrirle las puertas del castillo.—Cerré los ojos y me gire para mirar a Geller, quién estaba parado en el marco de la puerta a mis habitaciones.—
—¿Has contemplado las consecuencias de hacer eso?—mi voz se escucho suave, como una suave caricia o melodía de cuna. —¿Qué pasa si por mi negativa mi gente muere?— acaricie mi vestido en busca de alguna arruga en este. —No puedo ser tan egoísta, no me interesa mi vida si con esta puedo salvar a los demás. Quizás deberías de saber eso...de aplicarlo.—me volví hacia el tocador donde me coloque la corona y vi mi reflejo del espejo, mientras asentía y me dispuse a salir.

View more

Liked by: ℳ.

💘 ¿Quién debería pagar en las citas?

Depende de quien invita o con quien sea la cita. Si yo invite, yo pago o si alguien me invita, ese alguien paga. O bien, siempre está la opción de irse por partes iguales o cada quien pagar su consumo (Pero eso es en algunos casos, claro).

⠀ ⠀⠀⠀ ⠀ ⠀⠀⠀ ⠀

Habían pasados dos días desde mi reunión privada con mi madre, las cosas seguían iguales y en menos de setenta y dos horas ya había recibido varías cartas amenazantes para apoyar en una guerra sin sentido.
Me abstuve de contestar y presté toda mi atención a las problemáticas constantes del reino intentando erradicarlas. Geller estaba muy molesto y debo de decir que hasta de una actitud fría cuando se dirigía a mi, cosa que no pudo importarme mucho en realidad. Estaba segura que mi posición y pensamiento eran los correctos, no iba a mandar a la gente a morir por una disputa que con una disculpa pública pudo evitarse. Sabía que si mamá estaba aquí, mi hermano mayor —y uno de los mejores guerreros— vendría a casa a cuidar de nosotras, lo cual me complacía gratamente porque extrañaba su presencia con todo mi corazón.
Moví con suavidad mi cabeza y pude centrarme en estos momentos, pues me encontraba en el salón principal sentada en mi trono con algunas personas esperando una entrevista “personal” conmigo, para explicarme sus problemas y canalizarlos con las personas necesarias. Podía escuchar los suspiros de Geller a mi derecha y a mi izquierda como el escribano hacía su trabajo en los pergaminos.
—…y por eso su señoría, ocupó ayuda.—
—Por supuesto, Geller se encargará de todo.—Le sonreí con suavidad mientras hacía señales para que pasara a sentarse a unas sillas al costado de la sala cuando un sirviente de verdes ropajes irrumpió llevándose la quietud, jadeando y quizás apuntó de llorar.
—¡Mi señora! Es..Es….Están aquí. ¡Tiene que irse! La pueden matar, mi señora, ¡oh, mi señora!—Me levanté del trono en silencio y acomodando el velo que traía, di varios pasos siendo detenida por el mismo sirviente. —Está aquí para hablar con usted, quiere saber y ver su posición. ¡Quizás unos quince minutos tiene libres para correr y evitar un terrible final.— sollozo cayendo al suelo con la cabeza abajo y abrazo su cuerpo con inquietud. Me encaminé nuevamente y llegue a su lado tocando con cuidado su hombro, como si este se desmorase en cualquier momento.
—¿Quién?…¿Quién viene?— dije en tono bajo, el se soltó un poco y giró su cabeza hacía mi.
—El señor de la guerra…—Eso era malo.

View more

Liked by: Killian

⠀ ⠀⠀⠀ ⠀ ⠀⠀⠀ ⠀

—La reina consorte está en el salón esperándola, ¿quiere que la traslademos a algún lugar?— uno de los sirvientes irrumpió en el jardín, donde me encontraba sentada. Me levante con suavidad y me di la media vuelta, dejando que mi vestido chocara contra la banca. Le hice una seña para que abriera el camino y le seguí un poco emocionada por ver a mi madre.
Me paré en frente de las puertas que nos separaban y antes de dar la orden de que se abrieran, acomode mi oscuro cabello y mi corona para asegurarme que todo estuviera en su lugar, pase mis manos por la falta del vestido para desarrugar cualquier dobles que se haya quedado y suspire profundamente. Asentí y las puertas se abrieron revelando a mi madre en el centro del salón dándome la espalda, viendo por esos enorme ventanales. —¡Su alteza real, la reina Alexandra!— mi madre dio la vuelta y sonrió cálidamente mientras extendía sus brazos, como lo hacía cuando era pequeña y podía correr con facilidad a ellos, protegiéndome del mundo exterior. Di varios pasos agigantados olvidándome de protocolos y me refugié una vez más en su abrasador pecho.
—¡Mi dulce reina! Te he extrañado con mi alma, mi mente y mi ser. ¿Cómo te ha ido? Escuche que el reino está prosperando maravillosamente.—
—Esa no es la razón por la que te encuentras aquí, ¿cierto?—dije sacándome de su abrazo para poder mirarla a la cara, ella volvió a sonreír y negó con su cabeza. Miro al sirviente que se encontraba en la entrada y le hizo una seña para que se acercara.
—Necesito que lleves algún postre a las habitaciones privadas de la reina y que nadie nos moleste. ¿Está claro?— este asintió y enguantando el brazo de mi madre, nos encaminamos a mi habitación donde sabía que tendríamos más privacidad para lo que sea que me iba a decir.
El camino duro menos de dos minutos y nos internamos en mis privados, sentándose en un pequeño comedor y mirándome a la expectativa para imitarla un momento después.
—Eres una mujer fuerte, te crié para que lo fueras y nunca dejas de sorprenderme. Han pasado cosas que te están poniendo en dilemas.—¡Lo sabía! Mi madre estaba aquí para hablarme sobre el señor de la guerra y el conflicto entre los reinos “aliados”.
—Geller te dijo qu…—
—Geller es un inepto que no acepta el cambio.—Me interrumpió abruptamente, siguiendo con una gran sonrisa en su rostro.—Geller cree que está haciendo lo correcto y creía que te ibas a dejar, me alegra saber que no estás siendo una imberbe. Alexandra, me enviaron una carta para hablar contigo y tratar de convencerte de que el no apoyar a los demás es terrible. —
—¿y lo harás?—la interrumpí mirándola con una ceja levantada.—Sabes que con una palabra tuya mis piernas caerían rendidas.—
—No. Aplaudo tu decisión y solo quiero que te cuides, estás haciendo el reino próspero y magnífico. Acoges a los desamparados y le das ayuda a los menos escuchados, eso no lo ha podido hacer ningún rey. Eres grande, no lo olvides nunca.—

View more

⠀ ⠀⠀⠀ ⠀ ⠀⠀⠀ ⠀

—¿No responderás el llamado de guerra de los reinos vecinos?—La voz de Geller irrumpió en la tranquilidad del estudio que era de mi padre. Mi cabeza giró suavemente a la altura de mi hombro izquierdo para verlo de reojo, parado en la entrada. Mi cabeza regresó a su lugar y solo pude observar el mapa de mi territorio, en silencio. —¡No puedes hacer eso! Son nuestros aliados; tu padre hubiera…
—Pero ya no está.—dije con calma.—No puede hacer nada porque ya no está y tú creíste que ponerme al mando era una buena idea…porque imaginaste que no iba a hablar y solo sería tu títere. —Sonreí acariciando la mesa.— Apuesto que ahora te das de topes en la pared.—Giré mi cuerpo para poderlo encarar. —Ellos se metieron solos en la guerra con sus comentarios estúpidos contra el señor de la guerra. ¿Por qué habría de mandar a mi gente a morir y malgastar recursos que fácilmente podría darles a los pobres? —El color de Geller pasó del pálido al rojo, sabía que estaba furioso.
—Son aliados de tu padre, de nuestro reino. ¡Tenemos que ayudarles!— volvió a decir cómo si tuviera una niña enfrente.
—Mi respuesta sigue siendo no, no me voy a inmiscuir y mandar a mi gente a la muerte segura. Para lidérear hay que saber que podemos perder y que podemos ganar.—
—¡Te puedes arrepentir!—

View more

¿volverías con alguien de tu pasado?

¿Alguna amistad? Por supuesto, quizás nuestros caminos se separaron por ciertas situaciones que nos hicieron crecer como personas y ahora somos una versión mejor de lo que antes éramos y nos podemos complementar bien.
¿Alguna ex pareja? No, gracias.

💘 ¿Alguna vez fueron la segunda opción de alguien?

{OCC}
Si. Lo más difícil es que fui la segunda opción de alguien sin siquiera saberlo y cuando por fin me enteré, mi corazón se rompió en miles de pedazos y mi autoestima igual. Puedo decir que no me he repuesto al cien de ello, todavía tengo momentos donde mi autoestima baja y me siento insuficiente para los demás.

⠀ ⠀⠀⠀ ⠀ ⠀⠀⠀ ⠀

Había llegado al punto donde el mapa que Visión había dejado en mi maleta marcaba.
»Visión«.
Me arme de valor y me baje del vehículo que me había traído hasta aquí. Era una finca que apenas estaba iniciando la construcción, tenía una barda quizás de diez centímetros rodeando el perímetro donde estaría una casa…un hogar. Un proyecto de vida que no se llevaría acabo.
Mis padres habían muerto en aquella explosión causada por el armamento de Stak en Sokovia, haciendo que mi único familiar fuera Pietro…quien años más tardes me fuera arrancado por Ultron y sus ideas locas en las cuales nos envolvió y nos prometió venganza con disfraz de justicia.
Solo quedaba Visión en mi vida, la única luz de mi cordura y de mi existencia, la cual fue apagada cuando Thanos vino. Obligándome a darle fin a la vida del hombre que amaba y forzada a ver como Thanos utilizó la gema del tiempo para regresarlo a la vida y asesinarlo el.
Cerré los ojos sintiendo como las largas corrían por mis mejillas y mis rodillas cedieron, dejándome caer al suelo. Sintiendo como algo dentro de mi quería explotar, y de pronto mi cerebro no pudo controlar mi cuerpo, envolviendome en una luz roja que arrasó con todo mi alrededor.

View more

Había llegado al punto donde el mapa que Visión había dejado en mi maleta
Liked by: คiden ℳ.

tus propositos ???

Escribir mas, sobrepensar menos.
Darme nuevas oportunidades y todo ese amor que me he privado por tener miedo; aprender a soltar aun más y ser más agradecida.
Cuidarme del dolor y sobre todo, abrazar a esa pequeña Wanda adolorida.
Liked by: ℳ.

En vuestra etapa vital actual ¿cuál ha sido la pregunta que más os han hecho?

StephClaireS’s Profile PhotoEnjoy the silence.
"¿En realidad esto merece la pena?" Es una pregunta recurrente que va y viene dentro de mí, en diversas situaciones y en diversos momentos del día.
No me siento suficiente ni siento que sea la mejor versión, poco a poco.

Te gustaría poder volver a hablar con alguien?

Dejé textos inconclusos, pláticas incompletas y sueños olvidados.
Me encantaría volver a ver a cada persona que ha cruzado por mi vida aun que sea solo para saludar, pero sabiendo que eso no es posible, me guardo aquellas palabras en mi mente, aquellas frases llenas de amor o de dolor que rebotan dentro de mi cerebro y luchan de una manera cruel y fiera por salir.
Por supuesto, que he decidido dejar ir este año todas aquellas palabras, decirlas al viento y esperar que este sea mi emisario, juez y verdugo.
Liked by: ℳ.

Next

Language: English